LA FRASE DEL PERIODO DE TIEMPO QUE VA DESDE SU PUBLICACION HASTA SU REEMPLAZO POR OTRA

"Sin la facultad de olvidar, nuestro pasado tendría un peso tal sobre nuestro presente, que no soportaríamos abordar un solo instante más, y mucho menos entrar en él. La vida sola le resulta soportable a los caracteres triviales, a aquellos que, precisamente, no recuerdan."
(E.M. Cioran)

jueves, 27 de diciembre de 2007

Rne SIN PREMIAR EN UN PAÍS LEJANO

Los memoriosos recordarán que hace no mucho Rne fue galardonado en un país lejano por su corto titulado "Tráfico", el cual está aún a disposición de los lectores. Los menos memoriosos seguramente han olvidado aquél hecho, y lo bien que han hecho. "Mejor se vive olvidando con cada paso", como dice el señor que nos trae el café todas las mañanas (Don Roque, Don Vito, Don Tito o como sea, le hicimos caso y ni su nombre recordamos ya). Pues hace escasos días Rne presentó otra obra fílmica en otro festival (a pesar de que le aconsejamos que presentara la misma que había sido ya premiada) y fue "estrepitosamente abucheado", según las crónicas más benévolas. Los medios más amarillistas hicieron mención del uso de saliva por parte del público para manifestar el desagrado y hasta llegaron a sugerir que se arrojaron artículos de verdulería contra nuestro Director. Sin embargo, las fuentes consultadas no logran ponerse de acuerdo: mientras unas mencionan como "los tomates poblaron el aire mientras el bochornoso corto se proyectaba", otras hablan de "sandías y mandiocas (que) se entrecruzaban en el camino hacia la pantalla y hacia el reponsable de tal horroroso corto". Pasase lo que pasara, el hecho es que Rne no ganó. De todos modos, volvió con la frente en alto (moretones incluídos). "El público de NADA" sabrá entender, dijo mientras se sacaba pedazos de sandía del bolsillo.
A continuación, pues, el corto abucheado, el corto vilipendiado...

LE PONGO TÍTULO A ESTA NOTA SI SE ME CANTA, A MI NADIE ME VIENE A DECIR LO QUE TENGO QUE HACER

Está por culminar el año y los hombres de bien DEBEN realizar un balance de lo acontecido en sus vidas en los últimos 365 días. Quien desoiga este mandato no merece seguir viviendo en sociedad, así que a actuar con mucha precaución. Una vez terminado el repaso de su vida en este último año, proceda a comportarse como corresponde; ergo, haga lo siguiente, no sea un asco de persona:

  • Realice promesas aunque las sepa vanas de antemano
  • Póngale onda
  • No insista con esa idea pervertida de que nada realmente cambia por el mero hecho de recomenzar otra cuenta de 12 meses
  • Tire al menos un petardo, no se haga el intelectual
  • Vuelva a ponerle onda, deseche las palabras de Discépolo, abraze las de Celia Cruz
  • Pongale más onda todavía, esto no es un velorio
  • Ni se le ocurra cambiar el rumbo de su vida vacua y mediocre para el año que viene

Y ni se acerque por acá, no lo necesitamos

miércoles, 26 de diciembre de 2007

LA COLUMNA DEL DR.ROBLES (?)

Suponemos que el público en general estará esperando un análisis exhaustivo del Dr.Robles sobre los comportamientos recurrentes que se dan en nuestra sociedad en las postrimerías del año. De hecho, eso era lo que esperábamos todos en la Redacción. Pero no, no fue así. De hecho, Robles no aparece por acá desde hace rato. “Estará ocupado o algo así”, conjeturó Rne. Paso siguiente, nos tiró casi con desdén un papel y dijo: “Pongan eso para llenar el espacio”. Ergo, esta es la columna del Dr. Robles sin participación alguna del doctor y con un enfoque algo diferente al usual.



Que la ciudad toda llore al son de las lágrimas mías
que los cordones no lleven más que un agua salada,
el llanto de estas calles mordidas y ferozmente amadas

Que los plátanos ya no liberen esa carga amarillenta
que sus frutos exploten de congoja hechizados
y rocíen las grietas lentas de los caminantes desdichados

Que los ascensores siempre marchen hacia abajo
y lleven a un sexto subsuelo de luto y olvido
que ardan abiertas de cuajo las cajas mohosas de los tiempos idos

Que tanto tu sombra sutil como la mía tan sola
impregnadas en todas las veredas en bajada
se borren con el flujo de olas de las memorias ultrajadas

Que calle hasta el fueye de los subtes
y que cesen todas las armonías en clave de desatino
que no duelan más los embustes de ese canalla Destino

Que en un acto de inauguración de rosales tristes
Se digan todas las palabras que no te llegué a decir
y que ya no miremos lo que viste, los recuerdos se acuestan a morir

Que usen todas las lágrimas que contuve
para regar en seco las magnolias que recién llegan
lo que no fuimos ya muerto sube y no quiere que las nubes lluevan

Y yo, como un puntillista con fulgor delirante
exprimiré la nada que me dará sus grises,
el gris de los opuestos fundidos en mil matices
el gris del pavimento que su monotonía llora,
y atacaré a traición a un lienzo errante
con un retrato que grite que esta es mi hora.






Y, bueno, estamos en manos de un demente, qué le vamos a hacer.


El jean del demente

viernes, 21 de diciembre de 2007

REUNIÓN DE LADRONES


Admitimos que al menos la organización delictiva tripartita roba a quien se deja robar.
Del otro bando mafioso (el representado por la mujer de la foto) mejor ni hablamos, pero algo nos hace pensar que también delinque con la paradójica complicidad de gran parte de las víctimas.
La reunión se realizó en una cueva de ladrones sita en la calle Balcarce.
Un asco.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

¡ESCUCHE ESTO, NO SEA PÁNFILO!


En 1971 Jerry Garcia decidió grabar su primer disco solista, sin que esto significara en absoluto un alejamiento de los Grateful Dead (grupo del cual era guitarrista y, en cierto modo, lider sin querer serlo). De hecho, no se molestó siquiera en buscar nuevos músicos que lo acompañaran. Grabó todos los instrumentos él mismo, excepto por la batería quedó a cargo del baterista de los Dead Bill Kreutzmann. Todo en familia, digamos.

Que yo opine que el disco es hermoso y que no tiene ni un nanosegundo de desperdicio no es para sorprenderse porque admiro profundamente al buen Jerry. Pero tal vez también ustedes, almas escépticas, pueden tras escucharlo proferir en el futuro una opinión similar (es posible que en vez de "nanosegundo" digan "milésima de segundo" o "residuo" en lugar de "desperdicio", pero eso no importa).
"No quiero que nadie crea que esto es algo serio. El disco se trata de mí paveando en el estudio. No trato de emprender una carrera solista ni nada parecido", dijo el músico por aquél entonces. De todos modos, serio o no, el disco es realmente genial. Las nuevas composiciones de Garcia y el letrista Robert Hunter (muchas de las cuales ya estaban siendo tocadas en vivo por los Grateful Dead) eran fruto de momentos realmente inspirados de ambas partes y alcanzan gran belleza. Las pistas básicas fueron grabadas por Garcia en guitarra acústica y Kreutzmann en la batería. El resto de los instrumentos (guitarras eléctricas, guitarra steel, órgano, sintetizador, bajo) fueron sobregrabados por un Garcia que realmente parecía estar pasándola más que bien en el estudio jugando cual niño con las 16 pistas de la consola. Guitarrista genial, Jerry sabía bien qué tocar y qué no tocar. Nunca hay exceso ni alarde en sus arreglos, que distan mucho de ser monótonos o simploides. Lo de Garcia es una belleza tremendamente honesta y ajustada, exactamente como su voz, proveniente del alma y totalmente sincera. Por su parte, Bill Kreutzmann, baterista notable, siempre encuentra un patrón rítimico más que interesante para que Garcia cree con tranquilidad.
Si me forzaran a enmarcar el disco dentro de un género diría que se trata de folk/rock, pero este rótulo no estaría contemplando los bellísimos experimentos sonoros instrumentales que ocupan gran parte del disco. Es notable el uso que hace Jerry de la guitarra steel, la cual no hacía mucho que había aprendido a tocar. Hay atmósferas realmente hermosas en los pasajes más avant-garde, si así se quiere llamarlos.
La excelente reedición de este disco que realizó (cuando no) Rhino a más de treinta años de su edición original (enero de 1972) incluye varios bonus que nos adentran en la intimidad de la grabación. Las pistas básicas sin sobregrabaciones de varios temas del disco denotan el ambiente relajado, libre y sumamente eficaz de las sesiones.
Para los conocedores de los Grateful Dead, "Bird Song", "Loser", "Deal" y "Sugaree" son temas emblemáticos del grupo. ¡Pues bien, están todos aquí! Y que los neófitos recién llegados no se acobarden, este disco es uno de esos que tienen las puertas siempre abiertas y hacen bien al alma. Sí, dejo que mi amor por la música del querido Jerry me dicte estas palabras finales. Al fin y al cabo aquí no creemos en la mentira esa de la objetividad.
Rne

Shhhhh, haga como si no le estuviera hablando

Disimule.Lea rápido, no sea cosa que nos descubran.Ahora NADA tiene un espacio para gente como usted, gente como yo.¿Cómo que qué tipo de gente? ¡ESPÍAS!
Shhhhhhh, ¿ve? Ya me hizo levantar la voz, caramba.Uy, se acerca alguien, finja que mira la página de Infobae. No, mejor finja con algo menos imbécil que eso...
A ver, pruebe con
http://www.filmtotaal.nl/images/wallpapers/full/barbarella/barb2_1024.jpg ¿Cómo que lo hice quedar como un baboso en celo? Diga que es fanático del cine de los años sesenta y listo. ¡Qué poca velocidad para inventar coartadas, che! ¿Y usted se la da de espí....esteeeeee, digo, de mecánico dental? Sí, sí, todos somos mecánicos dentales y no tenemos nada que ver con subrepticias maniobras de observación de la vida ajena y de infiltración, así que tranquilos..
Tome, mientras siga disimulando:
http://www.brigitte-bardot.onlycelebs.net/pictures/brigitte-bardot.jpg ¡Es otra actriz de la época! Encima que le armo una coartada coherente, lo hago quedar como un cinéfilo amante de la década del sesenta, se me queja.
A ver, deme un segundo, usted mientras silbe alguna tonadita inocente y finja que se está limando las uñas.
http://www.eselx.com/esfera/sisNews/maxi/News14509.jpg ahí está, disimule tranquilo, es también de la década del sesenta, pero muy occidental y cristiano.
Bueno, el asunto es que en NADA ya hay un rincón para nosotros
No, para usted y yo nada más no!
Un ricón para nosotros los..... a ver, repita conmigo: Nosotros los eee.....
Nosotros los essss......
¡Nosotros los essspppp......!
Usted es medio lento de mente. ¿Cómo corno se dedica al espionaje, se puede saber?
Vaya, siga mirando minas en Internet que para otra cosa no le da, me parece.
A los demás, bueno, ustedes ya saben....
A buen entendedor...

Eugenio Bitácora, espía

"Y SE LOS VAMOS A SEGUIR DANDO", DIJO LA PRESIDENTE A CORO CON EL RESTO DE LOS PSEUDO-INSURRECTOS MANDATARIOS LATINOAMERICANOS DE MODA


lunes, 17 de diciembre de 2007

EJERCICIO LITERARIO

Obviamente no todo es risotada imbécil y comentario sardónico en "Un montón de Nada". Por eso pongo a disposición del visitante una brevísima efusión literaria que brotó en agosto de este año.

Miré el reloj con nervios y una ansiedad que, supongo, se debió reflejar en los movimientos seguramente bruscos y repetitivos. De hecho, seguramente consulté el reloj muchísimas veces, como siguiendo los pasos fijos e invariables de algún ritual (en este caso, un ritual fatuo). Me repetí varias veces aquello de “el que espera desespera” y traté de esperar sin hacerlo (¡qué ingenuidad!). Me empecé a hartar de las hojas secas en el cordón de la vereda, de la inscripción que alguien habría hecho con una llave en el poste de la esquina y de la melodía minimalista de la calandria. Me senté en la vereda, me hice mendigo derrotado y tal vez rogué a algún dios esquivo. Mientras el viento cálido me consolaba (o me provocaba, aún no lo sé) rememoré (gran error) épocas de notable sincronía, de equilibrio, de (ay) belleza. Habíamos sido uno, uno sólo. Juntos nos complotábamos tanto contra la peste diaria como contra los otros supuestos insurrectos.
Pero esa tarde de temprano abril me quedé solo.Por más que me esperara, nunca aparecí. Ni me volví a ver.


Quien entienda visceralmente este texto podrá tal vez entender mejor el resto de "NADA"

Rne

EL PÚBLICO NOS JUZGA (MAL)


La última de nuestras encuestas arrojó (sí, parece que el único verbo que se usa con las encuestas es arrojar) sus resultados. Al ser interrogados acerca de la opinión que le merecía "NADA" tras su primer mes de existencia, un 55% opinó "Alcáncenme el Sertal Compuesto", mientras que el restante 44% (sí, parece que todas las encuestas dejan un 1% a criterio de la providencia) declaró sin tapujos: "un asco".
Las conclusiones son claras: todo se trata de una estratagema de Laboratorios Roemmers para publicitar su espasmolítico analgésico destinado al tratamiento sintomático de los síndromes de origen gastrointestinal. A mal puerto va por leña. Aquí somos fieles a nuestro auspiciante exclusivo: aceite KLACSO, producto que además es muy superior al Sertal a la hora de aliviar ciertas molestias estomacales.
El 44% restante confiesa haber sentido asco. Bueno, mientras traten de aliviar esa sensación de malestar con aceite KLACSO, no hay problema.
Por suerte, nadie deseó que nos muriéramos aquí en Redacción ("qué pena", dijo Rne). Tal vez no desean la muerte de todos sino sólo de algunos, o tal vez nos aman (no, ya sabemos que no).

Es posible que se pregunten cuál es la opinión que nos merece nuestro desempeño en este primer mes. Pues bien, vamos a ser totalmente sinceros: preferimos el aliento caliente de un perro con sarro.

jueves, 13 de diciembre de 2007

UN POCO DE HISTORIA JUGUETIL (¡che, paren con los neologismos!)

La fábrica alemana de muñecos Arfälburdßeich pasó a la historia en la década del ‘50 por sus innovaciones en lo que concierne a la originalidad conceptual de sus productos. Todo comenzó, para ser exactos, en 1952, año en que lanzó el muñeco que más conmoción causó en toda la historia del juguete europeo: el muñeco Helmund.
La reluciente idea era la de un muñeco que se asemejara a un bebé. Nada fuera de lo común, es lo que se podría señalar en primera instancia; ya había cientos de muñecos replicas de bebés en el mercado del juguete. Pero los creadores vanguardistas de Arfälburdßeich habían fabricado un muñeco cuyo parecido con los bebés cruzaba ciertos límites. El juguete en cuestión imitaba a los bebés de carne y hueso hasta en un importante detalle: tenía una necesidad fisiológica, en este caso, la de eliminar líquido. Dicho de otro modo, Arfälburdßeich fue la empresa que lanzó a la venta al primer bebé de juguete que orinaba.
Niñas de todo el mundo comenzaron a agolparse en las jugueterías, y, presas de un desenfrenado frenesí consumista, rogaron a sus padres haciendo uso de las típicas técnicas de persuasión que algunos niños manejan tan bien hasta lograr llevarse a casa el último gran logro de la industria del juguete mundial. Claro que había mucho que tanto las niñas como los padres ignoraban. El proceso de eliminación de orín (que se trataba en realidad de un líquido con colorante) era imprevisible: no eran las niñas las que decidían el momento de la micción del muñeco, sino que éste tenía un mecanismo que funcionaba de manera tal que lo hacía orinar en forma aleatoria, hecho que traía indeseadas consecuencias. La imitación de orín no sólo tenía un colorante que manchaba la ropa del bebé, sino que también contaba entre sus propiedades con un olor acre. Como podemos imaginar, las niñas se veían obligadas a lavar la ropa de Helmund cada vez que éste orinaba. Algunas que dormían con el muñeco amanecían a veces en una cama mojada y hedionda, producto de los impredecibles mecanismos del infante plástico. La mayoría de los padres no estaban nada satisfechos con el carácter imprevisible del sistema urinario de Helmund y decidieron elevar una queja a la fábrica. Fritz Hülm, presidente de Arfälburdßeich, declaró que “si bien el muñeco tiene como fin divertir a las niñas, también les enseña que la vida no es un juego. Helmund trata de cruzar la barrera de la recreación, para internarse en el terreno de la responsabilidad. Las niñas aprenden de este modo lo que significa tener un bebé. Les recuerdo que los bebés de carne y hueso no tienen incrustados en su cuerpo botones que uno oprime para que orinen. Helmund tampoco. Nunca se sabe que puede ocurrir con él. Y si su orina huele mal y mancha, es también debido a nuestro afán de recrear lo mejor posible lo que ocurre con las criaturas reales”.
Algunos padres decidieron terminar con los caprichos del muñeco e intentaron desarmarlo en busca de algún depósito secreto que alojara el falso orín, o alguna válvula que pudiera ser el disparador de todo este desmadre. Vanos fueron los intentos, ya que Helmund parecía imposible de desarmar. Los padres que lograron abrirlo se encontraron con intrincadísimos mecanismos, y no pudieron volver a ensamblar al terrible y rechoncho pequeño. Los que lograron con sumo esfuerzo rearmar a Helmund declararon haberse quedado con un muñeco que parecía muerto, como comentó en su momento Hanz Berthfang, famoso locutor radial al que se le preguntó por el tema: “Desarmé a Helmund, pero al volverlo armar (lo cual fue casi imposible), ya no era el mismo que yo había desarmado. Al quitarle las cosas que tenía dentro, ahora lucía vacío, estéril, como si estuviera muerto, aunque nunca había estado vivo. Después de todo, es sólo un muñeco. Pero no sólo yo noté un cambio. Mi hija se asustó al verlo y me pidió que lo tirara a la basura. Era tal la sensación que me producía verlo, que esperé a medianoche para arrojarlo al basurero, y no pude evitar mirar hacia los costados mientras lo hacía, como haría un delincuente”.
Las ventas de Helmund comenzaron a bajar estrepitosamente. Los tradicionales muñecos estériles (o, mejor dicho, más estériles aún) reconquistaron el terreno que habían perdido.
Cabe destacar para terminar esta reseño un caso especial que se dio en Munich. Una niña advirtió que su muñeco Helmund parecía aumentar de tamaño. De hecho, así era. Al pasar los años, este ejemplar comenzaba a alargarse, pero sin llegar a la deformación, debido a que aumentaba de tamaño proporcionadamente. Puede sonar extraño, pero el muñeco parecía crecer. La familia notó algunos cambios: Helmund ya no “orinaba”, su expresión sonriente iba reemplazándose paulatinamente por una de ligera severidad, y una falsa vellosidad comenzaba a cubrir su cara. La niña de Munich, Greta, comentó recientemente, a la edad de 62 años: “Hace poco, durante una mudanza, me llevé una tremenda y algo desagradable sorpresa. En un viejo ropero, en el cual guardaba tesoros de mi juventud, encontré a mi viejo muñeco Helmund, o algo similar. El plástico estaba podrido, y olía tremendamente mal, pero lo que más me impactó fue su rostro, replica del rostro de un anciano. Dentro del ropero, aquel muñeco había seguido metamorfoseándose”. Algunos investigadores conjeturan que el muñeco de Greta se trataba de un prototipo que accidentalmente había salido a la venta: un prototipo de un muñeco que crecía, y que se alejaba de este modo aún más del terreno del juego. Y es que de eso trató el fracaso de Helmund. Los muñecos dejan a los niños ser dioses por unos años, y les permiten hacer lo que se les antoje con ellos. Luego, es la sociedad quien se ocupa de moldear y manipular a aquellos que en un momento ocuparon los panteones sagrados de la niñez. El niño, tal vez a sabiendas de las interminables responsabilidades por venir, a veces injustas o incomprensibles como la vida misma, quiere ser libre, y lo último que desea es estar atado a los caprichos de un trozo de plástico que expulsa apócrifos y fétidos residuos líquidos.

UN HOMBRE CONTRA UNA BATERÍA

Nos conmueve tanto el esfuerzo que realiza Rne para tratar de progresar en sus aptitudes baterísticas (¡vivan los neologismos!) que decidimos homenajearlo con esta filmación. "¿Qué? ¿Videos?", dijo él. "Como se ve que ya no tienen ideas, eh. ¿Por qué mejor no hacen...eeeh, esteeeee, bueno, eso deeeel, ehhhh....?" agregó de forma confusa y se fue a dormir bajo su escritorio.
Estamos en manos de un perdido. Un perdido con batería, al menos.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

UNA BREVE RECOMENDACION

Acá, en NADA, somos filántropos y condenadamente buenos. Por eso, procederemos a difundir la dirección de otro lugar que, creemos, planea llevar a cabo una noble acción. En http://baronbiza.blogspot.com/ encontrarán un espacio dedicado a Raúl Barón Biza, un escritor argentino cuyos libros sufrieron en su momento los embates de la censura y el desprecio. Estos volúmenes nunca fueron reeditados y, por ende, la obra de Barón Biza nunca fue difundida.
Finalmente la gente del antes mencionado blog (ay, odio esa palabra) piensa difundir la obra de Barón Biza gratuitamente para toda persona interesada. Loable tarea. Si se trata de pura "literatura para solteros" o si es algo más que eso quedará ahora en manos del poder de discernimiento de cada lector y no de los historiadores. Los interesados no tienen más que hacer un mísero click en en link que se encuentra entre las palabras "En" y "encontrarán" en la segunda oración de este texto. ¡No, acá no hagan click! ¿Es que no saben leer, canejo?

lunes, 10 de diciembre de 2007

ASQUEADOS, PERO CHOCHOS CON LA FERNÁNDEZ

En la Redacción de NADA hay una unánime oposición a la nueva presidente (en realidad, la habría en contra de cualquier presidente porque en "Nada" son todos anarquistas), pero sin embargo, hay que reconocer que el flamante gobierno comienza su primer día con el pie acertado (izquierdo, derecho, usted elige). A los empleados públicos se les ha dado medio día de asueto. Sin duda es una medida que anuncia la posición que tomará el gobierno de Cristina Fernández en lo que concierne a la administración pública. Seguramente estos medio feriados se volverán cada vez más asiduos, luego se convertirán en asuetos de jornada completa y finalmente la administración pública terminará funcionando pocos días al año. El proyecto es claro: al desmantelamiento de la burocracia, el fin de la administración pública, la bajada de telón final del Estado. Es más, nuestra nueva presidente tal vez no termine su mandato, ya que para el 2011 es posible que el sistema de gobierno tal vez ya no exista como tal. ¿No se dan cuenta, amigos? ¡Cristina debe de ser anarquista!
El otro notable acierto fue el asueto que se le otorgó a la educación pública. Esta medida persigue sin dudas el fin de alejar a los jóvenes del lavado cerebral al cual son sujetos en las escuelas. Sospechamos que Cristina está en contra de esta educación cientificista, de ese candado a la apertura mental que es la escuela argentina. Seguramente, este día libre motive a los jóvenes a entregarse a la búsqueda de ellos mismos, a la sana introspección, al arte, al amor, a la naturaleza, al Ludo Matic y demás actividades enaltecedoras del espíritu.Claro, los mal pensados de siempre vinculan estos asuetos con la demagogia o con el hecho de que cuanto menos gente trabaje, más posibilidades hay de elevar la cantidad de personas apostadas en la Plaza de Mayo para presenciar la asunción de la mandataria a estrenar. Señores, con esa mala voluntad y pesimismo no vamos a ningún lado, eh. Tengamos esperanzas en esta mujer, que seguramente gobernará con aires dulcemente femeninos, con sensibilidad y pasión. Además, para empezar, lo importante es que nos sacamos el apellido Kirhcner de encima, caramba. ¡Suerte, Fernández! Acá en NADA estamos totalmente en contra de usted, pero, eso sí, llenos de esperanzas.

sábado, 8 de diciembre de 2007

¡MÁS BETO VOLGA!

Una nueva entrega de la colección que está en boca de muchos. Les comunicamos que los dibujos están hechos en lápiz y pueden ser tóxicos, así que calmensé la angustia oral con otra cosa (yo considero este chiste realmente malo y, además, puede llegar a tener connotaciones soeces. De todos modos, se realizó un plebiscito en la Redacción y finalmente fue aprobado. Yo huelo a fraude. Quiero decir que siento olor a fraude, y no que mi cuerpo emane ese tipo de olor, eh. Aclaro porque después van a andar pensando que mis costumbres higiénicas son deficientes y que ando por ahí hediendo. No, para nada; es más, me baño diariamente, costumbre que heredé de un tío bisabuelo que era extremadamente cuidadoso con su aseo personal. Imagínense cómo sufrió durante la Guerra Civil Española, pobre. No, el no participó en la guerra, pero se amargaba de sólo pensar en lo sucios que debían estar los hombres en el frente de batalla. Claro, las mujeres que soportaban bombardeos y cuidaban de los niños no creo que se bañaran demasiado, pero, bueno, mi tío no pensaba en eso porque era medio machista. Y, bueno, era una forma de pensar muy común en esa época. Hoy en día también, sí. Y bueno, también, las mujeres son como cajas de sorpresas impredecibles, ¿no? "No", me dijo una vez una cuando le pregunté eso y además me encajó flor de cross de izquierda. No sé si realmente fue un "cross", de boxeo no entiendo nada y además no me gusta, pero conozco la palabra y consideré que, a los fines discursivos del texto, venía bien una palabra no tan neutral y más técnica, íntimamente relacionada con un tema en particular. Además, le daba un tono más macho al texto porque era una palabra del mundo del boxeo, ¿se entiende? Pero, bueno, no sé a ciencia cierta si fue un cross o no. De hecho, la mina ni siquiera me pegó, me dijo "no" y punto. Bueno, más que un "no" fue un silencio acompañado con cara de ofendida, o tal vez me ignoró redóndamente, no recuerdo. La memoria a veces juega trucos y uno no puede más que caer en ellos. Ay, qué cosas, que mundo loco, qué vida tan inestable. Pero bueno, vivir a veces es hermoso, más allá de, bueno, todo eso y...sí, no sé, en fin..... ¿Y ustedes cómo andan? ¿Bien? ¡Ah, Beto Volga, cierto!)
Como les iba diciendo, una nueva entrega de la Colección Beto Volga. En este caso, los díbujos son sólo 2 (dos, due, two, etc.) porque el dibujante tiene gonorrea y no pudo seguir dibujando más.

Hasta la próxima entrega.

ENCUESTA REVELA HIPOCRESÍA GENERALIZADA


La última encuesta "NADA" mostró claramente que la hipocresía y la impostura reina en una gran porción de la sociedad. Un elevadísimo 71% admitió que SI, pero no quiere que trascienda. ¿Entonces para qué dicen que sí, a ver? Fingen una frontalidad con la cual no son consecuentes. Sólo un 28% amitió abiertamente un SI. Tampoco es muy loable que digamos. ¿Cómo dicen que SI con tanta liviandad? ¿No les da vergüenza? Es decir que tenemos cínicos por un lado e hipócritas por el otro. Y después nos preguntamos por qué el país está como está. Que se hable claro de una vez: el país está así por gente como usted. No se haga el otario, sabe de qué estamos hablando. Sí de ESO, así que no nos quiera distraer con AQUELLO o LO DE MÁS ALLÁ.

Caraduras.

viernes, 7 de diciembre de 2007

TEST PARA LAS FIESTAS DE FIN DE AÑO

Diciembre, el último mes del año. Tiempos de reflexión y simbólicos balances se avecinan. Tiempos de promesas vanas, de reconciliaciones efímeras, de sensiblería de dos pesos (sí, que Bartolomé Mitre se ofenda). Tiempos de nieve, alegría, obsequios y noches de paz y amor.
Es posible que estos sentimientos no afloren en usted. Si ese fuera el caso, sepa que no debería festejar ni Navidad ni Año Nuevo. Miré, haga una cosa, aproveche que acá le preparamos un test para saber si...

¿DEBE USTED FESTEJAR EN DICIEMBRE?

1)Al ver los primeros Papá Noel en los comercios, usted:
a)Rebosa con los primeros bríos de felicidad navideña
b)Comienza a calcular los gastos que acarrearán los regalos
c)Tiene ganas de morirse


2)Cuando comienzan a venderse los primeros panes dulces, usted:
a)Los mira con alegría y se relame
b)Se va preparando para sacarle las pasas de uva
c)Tiene ganas de morirse

3)Cuando llega el 8 de diciembre, usted:
a)Se levanta con el alba para armar el arbolito de Navidad en familia
b)Se alegra porque es feriado y no tiene que trabajar
c)Tiene ganas de morirse

4)Usted arma el pesebre con:
a)Jesús, María, José, los reyes magos, el burro, la vaca, el buey, los camellos, la alfalfa, la paja, el Espíritu Santo, los colibríes, los pterodáctilos, la partera, etc.
b)La parejita feliz y el niño.
c)Ganas de morirse

5)Al ver la gente haciendo las compras navideñas, usted:
a)No sólo la acompaña, sino que la guía con su espíritu navideño
b)Le da para adelante con todo su espíritu consumista
c)Tiene ganas de morirse

6)Al llegar las 12 de la noche del 24 de diciembre, usted:
a)Reza un Padre Nuestro, brinda, saluda a todos emotivamente, descubre los regalos, tira cañitas voladoras y es feliz
b)Brinda de lo lindo, saluda con leve aliento etílico, descubre los regalos, tira cañitas voladoras y está alegre
c)Tiene ganas de morirse

7)El 31 de diciembre es sinónimo de:
a)Reunión con la gente amada, balances, promesas, alegría, pirotecnia para todos.
b)Reunión con gente, alguna que otra reflexión, carcajadas exageradas, pirotecnia
c)Ganas de morir

8)El 1 de enero lo encuentra:
a)Despertando junto al ser amado
b)Despertando con alguien
c)Con ganas de morirse

9)Lo malo de las fiestas es que:
a)No tienen nada de malo
b)Duran poco y hay que volver al trajín diario
c)Las ganas de morirse

10)Cuando piensa en las fiestas de fines del 2008, usted:
a)Sabe que falta muchísimo, pero se pone un poco ansioso
b)No piensa en eso
c)Tiene ganas de morirse otra vez


Mayoría de respuestas a: usted es una persona insoportablemente idónea para esta época del año. Pero, ¿no le parece que lo suyo ya roza la impostura?
Mayoría de repuestas b: usted podrá disimular, pero en realidad adhiere a las fiestas de fin de año porque la sociedad así se lo ha ordenado. Sea honesto con usted mismo caramba, deje de fingir.
Mayoría de respuestas c: usted es insoportable, nada le viene bien. Y encima, no tiene las agallas como para matarse. Bah, otro más que no es honesto.

jueves, 6 de diciembre de 2007

¡¡¡NADA CUMPLE UN MES!!!!

Con una mano sosteniendo una copa de granadina y la otra mano sobre la Olivetti (realmente deberíamos modernizarnos un poco) tomamos conciencia de que jamás podríamos haber llegado al primer mes de existencia de no haber sido por (sin ningún orden en particular):

Pierre-Joseph Proudhon, Kicho Díaz, Eric Dolphy, Robert Clampett, Juán Díaz “Cuchuflito”, Kelley/Mouse, Albert Hofmann, Carles Casagemas, Schultze, el astrólogo, Dick Dastardly, Beto Volga, Adolfo García Grau, Peter Kropotkin, Isa Portugheis, Stephen Stills, Mario Abraham Kortzclap, D.P. Gumby, Edgar Varése, Emil Cioran, Pancho Ibáñez, Gene Deitch, John Coltrane, Roberto Maidana, Vicente Levidente, Raúl Barón Biza, Jerry Garcia, Adolfo Carraspera, Greta Garbo, Guarnición de la Barreta, Sharon Tate, H.P.Lovecraft, el inventor de 2000 Flushes, Omar Khayyam, Grace Slick, Lucas Maté, los hermanos Sanzini, Edmundo Rivero, Antonin Artaud, Carola Cutaia, Luigi Visconti, Max Stirner, platería Devon, Ian Underwood, Pharoah Sanders, Frank Costanza, Pantagruel, Marcelo Espiñeira, pinturas Techesco, Roberto Cantalapiedra, Lady Day, María de Angelis, Rasputín, Berugo Carámbula, Lino Palacio, Henry Thoreau, Horacio Ferrer, Lalo Landa, McCoy Tyner, Klacso, Eduardo y Abelardo, Andy, Donna Jean Godchaux, Ernesto Sabato, Verónica Ferri, Charles Mingus, Tex Avery, Abraham Zapruder, Alfredo Alcón, Ron McKernan, René Descartes, Cletus Awreetus-Awrightus, Mario Grasso, Ariel Contino, Manuel Goreiro, Ezequiel Kukita, Guglielmo Marconi, Thomas Hardy, Notary Josac, Woody Allen, Buster Keaton, Edgar Poe, Johann Gambolputty de von Ausfern- schplenden- schlitter- crasscrenbon- fried- digger- dingle- dangle- dongle- dungle- burstein- von- knacker- thrasher- apple- banger- horowitz- ticolensic- grander- knotty- spelltinkle- grandlich- grumblemeyer- spelterwasser- kurstlich- himbleeisen- bahnwagen- gutenabend- bitte- ein- nürnburger- bratwustle- gerspurten- mitz- weimache- luber- hundsfut- gumberaber- shönedanker- kalbsfleisch- mittler- aucher von Hautkopft of Ulm, Samuel Coleridge, Julio Cortázar, Walt Kelly, David Crosby, Roland Kirk, Adolphe Sax, Sugus, Pepe Curdeles, Paul Feyerabend, James George Frazer, Rudy Van Gelder, Regina Spektor, Fernando Vidal Olmos, Edmund Joseph Sullivan, Bear Stanley, Monty Python, Charles Baudelaire, Elvin Jones, George Herriman, Alberto Breccia, Sifonito, Neil Young, Don Van Vliet, John French, César Jarovlasky, Waldo de los Ríos, Astor Piazzolla, Fortunato Buenavista, Thelonious Monk, Roberto Fontanarrosa, “Fichi” Fiscaro, Evelyn Miranda, Dante Quinterno, Leopoldo Marechal, piletas Pelopincho, Kate, Sergio Requena, Cocho López, Esteban Mellino, Fola, el misterioso Bati, Ted Brodka, Corto Maltés, Art Vandeley, Rodrigo Espiñeira, la familia Echagüe de Chopitea Alvarado, Igor Stravisnky, Eduardo Rovira, Screwy Squirrel, Cabuz, Rod Evans, Paco Valdivia, Paco López, Paco Gonzaga, Jane Fonda, Quino, George Dunk y tantos otros......... ¡GRACIAS!

martes, 4 de diciembre de 2007

¡¡¡PRIMER GRAN CONCURSO "UN MONTÓN DE NADA"!!!

Hay que captar más público, me dicen. Luego me dicen que no exprese de forma explícita que estamos buscando captar más público. Luego me dicen que una vez que ya lo haya dicho, no me retracte ni trate de ocultarlo porque es peor. Ay, no es fácil dirigir esta página, amigos. Hay días en los que añoro el total anonimato, el silencio del hogar, el laurel sacudido por el viento, la llovizna afuera, yo escribiendo adentro y la cama bien cerca para recostarme y olvidarlo todo. Entregarme a los sueños, al delicado color sedante de sus ojos, al.... ejem, perdón, como les estaba diciendo, tras una extensa charla con expertos llegamos a la conclusión de que sin concursos no vamos a ningún lado, y no hay con qué darle. Por eso, les presento con algo parecido al orgullo, pero que no estoy seguro si lo es realmente o no, EL PRIMER CONCURSO “UN MONTÓN DE NADA”. ¿Cómo participar? Pues lea y entérese:

1-Mande un correo electrónico en el que se mencionen los nombres de TRES panelistas que participaran en el programa “Telepasillo” en canal 13. El que mencione menos de tres, que ni sueñe con obtener algo, el que se haga el superado y mencione más de tres, será descalificado por mandaparte.

2-Además de los nombres de los panelistas, el participante deberá mencionar el número de documento de cada uno de ellos en fuente Wingdings tamaño 3,12 (por cuestiones de seguridad).

3-En caso de haber acertado en sus repuestas, el participante será notificado por correo electrónico y, paso siguiente, deberá acudir a nuestra redacción, pero, claro, cumpliendo con algunos requisitos, a saber:

a) El participante deberá acudir con fotocopias certificadas de los documentos mencionados en su respuesta al concurso y, además, también con los DNI originales (no sea cosa que se trate de una fotocopia certificada por algún escribano apócrifo).
b) La vestimenta del participante deberá consistir en: mameluco amarillo a cuadros, corbata salmón, bombachas de gaucho y zapatos naranja con pintitas ocre. Además, en caso de ser el participante de sexo masculino, deberá esculpir su cabellera al estilo Elvis Presley en 1975; y en caso de ser de sexo femenino, el estilo de peinado deberá ser como el de Gloria Carrá en la época de “Aprender a volar”. De no cumplimentarse estas normativas, el participante podrá olvidar de inmediato sus ansias de triunfar.

4- Una vez en la Redacción y aprobado su aspecto, el aspirante al premio deberá dar 123 saltos de rana que serán meticulosamente contados. Los saltos se darán en una sóla serie continua durante la cual el partipante no podrá emitir gemidos que denoten cansancio alguno. Además, estos movimientos calesténicos deben ser acompañados del recitado del artículo 14 de la Constitución Nacional (sin reírse, claro), pero traducidos al búlgaro. Luego, el recitado se enfocará en una estrofa de algún himno de algún país de Medio Oriente que el participante podrá elegir libremente. Terminada esta fase, en caso de que queden más de un partipante en carrera, los competidores definirán el certamen con un duelo de baguettes al mejor de siete estocadas. De este modo, uno de los partipantes se consagrará ganador indiscutido (bueno, por ahí alguien lo discute, no se puede asegurar nada).


El afortunado se hará acreedor de una lapicera Astor 303 con poquísimo uso y un par de repuestos de cartuchos de tinta azul real lavable. Esperamos poder dar a basto con todos los mails. En otras épocas no era así, yo me entregaba a la suntuosa y delicada sensualidad de ciertas efusiones verbales mientras la luna, y tal vez el universo en sí nos era ajeno.....perdón, eeeeh, ¿en qué estaba? Ah, sí, las respuestas se reciben hasta enero del 2009, ¡a apurarse! (bah, a quién le interesa esto realmente). (Agradezco la valiosísima colaboración del señor Kukita, quien ideó gran parte de este desatino. Más le vale que funcione).

Rne

El gran premio lo espera, ¡participe!

EL OSCURO PASADO DE Rne


Uno de los temerarios investigadores de NADA tuvo la poco feliz idea de escarbar en el pasado del férreo conductor de nuestro espacio: Rne. Luego de largas jornadas de subrepticia investigación el valeroso indagador dio con un hallazgo que sacudió la opinión pública. Bueno, lo que se dice la opinión pública no, pero se armo un gran escándalo en la Redacción, bueno, un pequeño escándalo. Bueno, en realidad, alguien comentó algo en voz baja y eso fue todo. De todos modos, lo importante es que se descubrió que Rne ya había participado en otra página de Internet anteriormente. La confianza que el taciturno personaje se había ganado con sus modos inocentes y virginales se vertieron en la más hedionda letrina. Además, el argumento recurrente para excusarse por su incapacidad ("es mi primera vez en ésto") perdió toda validez. Un oscuro capítulo en la vida de Rne y en la existencia misma de Internet, por qué no.

Parece ser que allá por el año 2000, este tipejo había encarado con otras tres personas (seguramente de su misma calaña) un proyecto que se llamó "Moho" y que, según los datos que arrojaron las pericias, duró menos que el remordimiento de un ministro. La línea editorial de la página en cuestión es difícil de delinear ya que sólo han sobrevivido fragmentos del proyecto (fragmentos que están a disposición de todos en http://www.moho.8k.com/). Según la introducción de "Moho", que firma el fulano de las tres letras, los otros miembros (complices, deberíamos decir) eran: Bati, Tommy Jerry y Don SAR. No hace falta ser un iluminado para percibir los tintes mafiosos en el tipo de denominaciones que eligieron los reponsables del abandonado espacio. Rne, para variar, se pone pretencioso y termina su texto de bienvenida (si eso es una bienvenida, mejor ser echado a patadas) diciendo: "Los mohos descomponen, cubren elementos orgánicos y los acaban. En nuestro caso, la descomposición sé que llevará, tarde o temprano, a comprender este absurdo planeta". Una obvia pantalla para tapar la falta de talento o, lo que es peor, siniestros fines delinquivos (algunos aseguran que esta gente estaba involucrada en el contrabando de tinta violeta).

La página promete varias secciones y, como es de esperarse, no cumple. No sabemos a ciencia cierta si lo que uno encuentra hoy día son los restos de una página, o si en realidad la página nunca superó su fase de boceto abortado. De todos modos, hay suficiente material disponible como para acceder sin dificultad alguna a un pertinaz sentimiento de vergüenza ajena. La "Historia del periodista", de Rne, es por lo menos bochornosa, lo mismo que "El Héroe", otra nota del pelafustán de nuestro director (NOTA: EL RESTO DE LA REDACCIÓN DE "NADA" NO SE HACE RESPONSABLE DE LOS DECIRES DE ESTE CRONISTA). La cereza en la torta es la incomprensible "El pupitre como soporte artístico", que firma Tommy Jerry: casi una prueba definitiva de que en esa página algunas sustancias de venta ilegal eran consumidas con suma asiduidad. "Moho" propone también juegos, un "Horóscopo de la nieve" y hasta un correo de lectores (¡caraduras!). Todas secciones que, o bien nunca fueron desarrolladas o fueron censuradas por algún alma caritativa.
"Era joven, tenía el candor de quien se encuentra en el umbral de la veintena de años y además consumía muchos caramelos Fizz", fue el descargo de Rne.

Pero hay una hipótesis más preocupante que el investigador (cuyo nombre nunca será revelado) sugirió. Muchos de los comentarios que el público deja en nuestra página parecen mostrar, desde el punto de vista discursivo, reminiscencias del pasado oscuro ahora revelado. ¿Acaso ex integrantes de "Moho" participan de forma furtiva en "NADA"? Este asunto no está aún terminado.


Gerardo Mansalva, abanderado del periodismo libre

lunes, 3 de diciembre de 2007

JUZGUEMOS POR LA TAPA



John Coltrane se sienta pensativo con saxo soprano en mano y cigarrillo. ¿Qué pasaría en ese momento por la cabeza del saxofonista más grande de la historia? Es sabido que Coltrane siempre estaba meditando en su próximo paso musical, en su perpetua búsqueda de nuevos sonidos. Vaya uno a saber qué caminos habría tomado Trane de no haber fallecido a los 40 años en 1967, dos años después de la sesión que originó "Ascesion". Esta tapa minimalista retrata la mesura de un hombre ejemplar, de un genio que vivió para su arte y para la belleza. Un punto a favor de la humanidad: John Coltrane.




Miles Davis fue un grande del jazz. Su fraseo en la trompeta es inconfundible y en su extensa carrera incursionó en estilos muy diversos. Además, siempre estuvo atento a las tendencias musicales del momento y fue una gran influencia para generaciones de músicos. Pero, bueno, es la hora de la verdad: su disco "You´re Under Arrest", de 1984, es una reverenda porquería (sepan disculpar la honestidad). Pero, como si esto fuera poco, la tapa del disco es aún más horrenda que el disco en sí. Se ve que a Miles lo asesoraron a la vez los vestuaristas de Indiana Jones, Cacho Castaña y John Dillinger. La tapa reza: "Estás arrestado, tenés derecho a hacer un llamado o a guardar silencio, así que mejor callate". Nosotros nos callamos y, de buenos que somos, no hacemos trascender el nombre del autor de tapa tan aberrante.

domingo, 2 de diciembre de 2007

EL DR.ROBLES EN UN CUMPLEAÑOS DE 15

La armonía se respiraba en el aire de la Redacción de NADA (una armonía disonante tal vez). Rne se acercó de forma casi furtiva hacia mí y me dijo en voz baja: “Doctor, venga a mi oficina”. Me llamó la atención el pedido, ya que él no tiene oficina. Es más, nadie aquí tiene algo que se parezca a una oficina. Luego me di cuenta de que Rne cree que un escritorio cualquiera ya puede considerarse oficina.
”Siéntese”, dijo entre nervioso y apenado.
”No hay silla más que para que vos, muchacho”, le dije.
”Sí, tiene razón. Bueno, siéntese en mi silla y yo me quedo parado”
No acepté, me parecía un abuso de mi parte. Reñimos hasta que Rne, ya más furioso, mandó la silla lejos de una patada y dijo, con una vena que se hacía cada vez más prominente en su frente: “Nos quedamos los dos parados y listo”. No discutí más.
”Doctor, necesito que me acompañe a un cumpleaños de 15 este sábado. Es de suma importancia que cuente con su presencia. De paso, usted observa, obtiene material para escribir alguna nota y hablamos un rato como buenos amigos, eh, ¿no le parece genial? ¿eh? Perfecto, todo arreglado entonces”, dijo Rne sin respirar casi.
La propuesta me pareció totalmente absurda. ¿Yo, ya un hombre grande, en un cumpleaños de 15 con desconocidos? Pero bueno, la idea de imaginar a Rne en la misma situación (por más que él sí conociera a la gente que asistitiría) era tal vez más absurda aún y él iba a ir de todos modos. Me dio lástima este muchacho y le dije que sí aunque le manifesté que no lograba entender el vínculo entre esa fiesta y mi labor en NADA. “Yo soy un sociólogo, no un crítico culinario, ni un periodista de la farándula. Lo mío es algo sumamente serio, y no es que quiera subestimar a los críticos culinarios (a los otros que mencioné sí), pero vos sabrás entender que mis escritos son de una importancia un poco mayor. ¿Vos leíste con atención mis colaboraciones para NADA?”
Rne se quedó en silencio, se masajeó un poco el cuello con gesto de molestia y dijo: “Eeeeeh, pase por mi casa a eso de las nueve el sábado, doctor”.

Finalmente, el momento de la fiesta llegó. Fue antes de entrar que me enteré de que no estaba invitado y que Rne me llevaba de contrabando.
“Diga que es el tío Julián, o algo así”
”Ah, interesante estratagema, voy a hacerme pasar por otro invitado”
”No, no sé. Pero “tío Julián” suena creíble, no lo podemos negar”
”Pero por lo que estuve observando, allí tienen una lista bien detallada, con nombres y apellidos y lamento hacerte notar que esos motes familiares y confianzudos no son suficientes como para garantizar mi entrada y que “tío Julián” es tan creíble como “tío Blas”, “tío Amilcar” o “tío Nicomedes”, no sé si se entiende el punto”
”Ah, ¿usted prefiere Amilcar, entonces?”
Estaba por explicar nuevamente mi punto, pero para esta altura de la conversación ya estábamos en la puerta y Rne le hacía gestos a la recepcionista indicando que mi salud mental no estaba en su mejor momento mientras decía con exagerada cortesía y en voz alta: “¿Vio tío Julián que ya llegamos y entramos?”. De haber contado con un mejor control en la puerta, jamás habría entrado, de eso estén seguros. El plan era desastroso desde el punto de vista logístico, era obra de un improvisado ya desesperado. Empecé a temer por la salud mental de Rne y comencé a observarlo con más cuidado.
Al entrar, un número elevado de gente se encontraba interrelacionándose verbalmente mientras ingería algunos alimentos y aperitivos. Rne se quedó parado mientras ensayaba una especie de plegaria al Tiempo para que todo pasara rápido. A los diez minutos, me pidió que lo acompañara al baño (situación que se iba a repetir infinidades de veces durante la noche). Me invitó a entrar a uno de los cubículos sanitarios aislados por una puerta. Yo le comenté lo desatinada que me parecía la idea, siendo nosotros dos hombres. Me presté como voluntario para conseguirle una señorita si él lo deseaba, pero Rne me entró a empujones.
”No sea tonto, Robles, es una mera inspección de baño. Mire, ¿ve esa ventanita? En última instancia si ya no aguanto me escapo por ahí. Es bueno recopilar este tipo de datos. ¿Pasará mi cuerpo por esa ventana? ¿Adónde da la ventana? A ver, me subo al inodoro y me fijo”.
Sí, sin dudas, la psique de Rne ya tambaleaba. Estaba por emprender la huída cuando un ruido infernal me detuvo. Con Rne nos miramos sin saber qué ocurría. “¡El fin del mundo! ¡estoy salvado! ¡Si!”, dijo Rne, pero fue mi triste deber comunicarle que el ruido provenía del secamanos y no de un cataclismo cósmico. Los invitados iban mucho al baño y el ruido del secamanos era una constante. Los adolescentes por lo general presentan un cuadro de humedecimiento del pelo compulsivo, sumado a un notable narcisismo que los conduce a pasar largos períodos de tiempo frente al espejo. Mientras yo pensaba todo esto y comenzaba mis primeras tareas de observador social, Rne ya estaba frente al espejo traumatizado, tratando de encontrarse consigo mismo.
”Esto no es para mí, doctor, no, no, no, no es para mí”
“Vamos, muchacho, vamos a la mesa”
, le dije con un tono paternal (y no me faltaron ganas de encajarle un sopapo)
Cada mesa estaba bautizada con el nombre de un grupo musical, en un intento de evitar la frialdad de la denominación numérica. Rne paseó por cada mesa en una búsqueda frenética. Me costó, pero finalmente lo convencí de que la mesa “Grateful Dead” no debía de existir. Se resignó y se sentó en “The Beatles”, que era la que nos habían asignado, o algo así, porque obviamente no había silla para mí, siendo yo un polizón casi. “Improvisemos, Robles”, dijo con tono sagaz Rne mientras giñaba un ojo. Tono que se podría haber ahorrado, porque si su idea de improvisación refinada es que dos personas ya grandes compartan una misma silla con la esperanza de que nadie se de cuenta, no me quiero imaginar las ideas de este muchacho en sus momentos menos inspirados. Para colmo de males, si le sumamos la cantidad de veces que nos levantamos para ir a los sanitarios, estoy seguro que muchos habrán pensado que se cernía alguna extraña relación entre nosotros. “Ah, este tío Julián”, repetía de forma muy poco creíble Rne a cada uno que nos miraba pasar. Habían pasado diez o quince minutos desde que nos habíamos sentado cuando Rne se percató de que no había Coca-Cola en la mesa. Las pupilas se le dilataron y me propuso con desesperación solapada tras una risa nerviosa que fuéramos hasta un kiosco a comprar. Le pedí encarecidamente que se calmara y que me dejara hacer algunas anotaciones y además le advertí que le iba a hacer mal tanto nerviosismo. “Sí”, me dijo rendido y de pronto su ansiedad se disipó. Claro, era el momento de la depresión.Resonaban en el salón los compases en ¾ de Strauss mientras Rne estaba acodado en la mesa con un vaso de jugo de naranja en la mano. De haber tenido un whisky, la postal de hombre derrotado hubiera sido perfecta. Y así estuvo largo rato sin hablar. A veces soltaba el vaso y se tomaba la frente, como tratando de extirparse algún pensamiento inadecuado. De Strauss se pasó a otras métricas y al rato los invitados habían armado ya lo que se denomina “trencito”. Esta práctica consiste en agarrarse de las caderas de otra persona por detrás mientras uno pone a disposición las suyas a otra persona que a su vez repetirá el procedimiento. De esta manera, los participantes se vinculan de la manera en la que lo hacen los vagones de un tren. A veces hay trenes cíclicos que en realidad son círculos y en otras oportunidades uno de los participantes hace las veces de máquina y no toma las caderas de nadie para poder conducir al resto, casi siempre con ademanes salerosos realizados con las manos. No pude evitar pensar en qué hubiera pasado de haber participado Rne en este ritual. Como vagón raso, tal vez se hubiera dejado arrastrar (de mala gana, claro), pero como conductor de seguro hubiera conducido a todos fuera del carril y, además, una vez todos descarrilados, seguramente habría incurrido en alguna metáfora de la índole de que la vida es esperar un tren que nunca pasa o algo por el estilo.Temiendo por la integridad psicológica de mi compañero traté de distraerlo.
“¿Ves las luces esas que están ahí? Son ultravioletas, las mismas que utilizan para controlar las marcas de los billetes”.
Ni bien hube terminado de decirlo Rne se paró sobre la silla y sacó la billetera. Cuando estaba a punto de ponerse a controlar un billete de 50 pesos, lo senté a la fuerza ante la mirada desconcertada de los compañeros de mesa. “Ah, este tío Julián”, dijo mi insoportable compañero con bronca.Afortunadamente, una jarra con un líquido que aparentaba ser Coca-Cola llegó cual dádiva de alguna deidad piadosa. Los ojos de Rne se iluminaron y como si fuera un adicto a los opiáceos que ya ni se molesta en distinguir entre opio, heroína, morfina, metadona o lo que fuera se lanzó a tomar sin importar si era realmente Coca-Cola u otra bebida similar. Pensé que el clima se iba a poner más relajado y que el Rne que más estimo iba a aflorar para el beneplácito de mi ya sobre exigida paciencia. Me equivoqué otra vez. Mientras tomaba tuvo la brillante idea de poner su corazón en la mesa y comenzar a contarme todas sus penas. Yo mientras inspeccionaba el contenido de la jarra, casi convencido de que esa supuesta gaseosa tenía alcohol. Rne se despachaba con una letanía de lamentos brutalmente sinceros (otros medio sensibleros) mientras yo asentía con la cabeza y pensaba en, aún a mi edad, observar rápidamente algún paso de baile de moda y practicarlo en la pista sólo para no escuchar más a mi amigo embriagado en su particular y abstemia manera.
Al fin la comida hizo su entrada. La modalidad elegida para la distribución de los alimentos requería la participación de los comensales, quienes debían dirigirse con sus platos para elegir entre diferentes tipos de pastas. La idea, como era de esperarse, no gustó a Rne que, ya en el umbral de la demencia, se puso a protestar. “¿Qué es esto de hacer cola por comida? ¿Dónde estamos, en Auschwitz?”, decía mientras yo sonreía nerviosamente. Uno de los invitados, un anciano, resultó ser un sobreviviente de la barbarie nazi y el comentario obviamente lo irritó. Se increparon uno al otro, Rne le dijo que no había manera objetiva de medir el sufrimiento y comenzó una discusión tumultuosa y violenta en la cual se mencionaron personajes dispares como Heinrich Himmler, Carles Casagemas, Juan Vital Surrouille, Hölderlin y Max Stirner, entre otros. Finalmente intercedí, ayudé a quitar la dentadura postiza que le había quedado a Rne clavada en el brazo derecho y le comenté al pobre anciano que Rne era un buen tipo, para nada racista ni fascista, y traté de justificar su demencia alegando que había tomado un poco de más. “Ah, la nueva, ahora se emborrachan con Coca-Cola, ¿no?”, dijo nada lerdo el viejito que sin duda lo había estado observando a Rne de antes. “Ehhh, no… -traté de disimular- es Coca-Cola pero tiene mescalina diluída y bueno, un mal viaje lo puede sufrir cualquiera, ¿no?” El hombre me miró con desprecio y se fue refunfuñando epítetos irreproducibles. Mientras, mi protegido ya estaba metido en otra discusión, esta vez con un niño de no más de 6 años y el tema a debatir era la ecualización de los agudos por parte del DJ de la fiesta. Esta vez, decidí no involucrarme y le presté atención al llamado de mi estómago y al aroma seductor de las pastas.
Mientras yo hacía cola para comer ravioles vi como Rne, preocupado por la fama de antisemita que se había ganado (injustamente, vale aclarar, pero comprensiblemente de todos modos), trataba de enmendar sus dichos disculpándose con un mozo que recién había llegado y ni idea tenía de los acontecimientos que le relataba mi compañero. Ya Rne era un protagonista en la fiesta, sin dudas. Lamentablemente, ante cada hecho bochornoso que protagonizaba este muchacho, la gente dirigía su mirada a mí. “¿Qué miran?, yo soy el tío Julián, che, no molesten”, repetía yo.
Por suerte, los bríos de Rne se apaciguaron y así se quedaron. La mirada se le hizo un poquito más triste (o cansada, no sé) con cada hora, pero eso no evitó que señalara casi enfurecido que un guitarrista que estaba tocando en la fiesta tenía la tercera cuerda mal afinada. Le acerqué un vaso de Coca-Cola y se calló. Finalmente, el evento finalizó y nos fuimos raudos para Malaver. Al llegar, Rne se fue al techo de su casa a meditar. Por fortuna no me pidió que lo acompañara.
Así es que honestamente no pude realizar ninguna anotación realmente valiosa ni acerca del comportamiento de los adolescentes de hoy en día ni acerca del proceder de las personas en general durante las fiestas. Pero, tanto me insistieron con que escribiera algo que, bueno, escribí esto. Rne no quedó muy satisfecho pero como tiene que poner cosas nuevas en NADA, accedió a la publicación.Vale aclarar que además saqué unas pocas fotografías ilustrativas para acompañar este texto. (como casi siempre: click para agrandar)
No se asusten, Rne es bueno, sólo necesita cariño, pobre. (Esto último me lo hizo poner él).


Dr. Robles,
Malaver,
Diciembre de 2007