LA FRASE DEL PERIODO DE TIEMPO QUE VA DESDE SU PUBLICACION HASTA SU REEMPLAZO POR OTRA

"Sin la facultad de olvidar, nuestro pasado tendría un peso tal sobre nuestro presente, que no soportaríamos abordar un solo instante más, y mucho menos entrar en él. La vida sola le resulta soportable a los caracteres triviales, a aquellos que, precisamente, no recuerdan."
(E.M. Cioran)

martes, 3 de febrero de 2009

LIBERTAD DE REPRES....ESTEEE, EXPRESIÓN

El hecho de que la democracia argentina sea un chiste de mal gusto no es novedad. Y si a usted le resulta un hecho novedoso, observe mejor de ahora en adelante. Si ya la existencia misma del Estado significa sometimiento, cuando la muchachada dirigente que nos toca en gracia hace de las suyas, los males se ponen aún más robustos (lo más triste sea tal vez el hecho de que la "muchachada dirigente" haya sido elegida por el "elenco estable de astutos votantes").
Si bien aquí en Nada siempre aconsejamos un escrutinio profundo de cada información que nos provean los medios, algunos comunicadores sociales nos simpatizan (poquísimos, claro está). Uno de ellos es Nelson Castro, quien nos agrada no simplemente por ser opositor a este gobierno que tanto nos desagrada, sino además por no tratarse de un simpatizante automático de la oposición. Es decir: es un periodista que señala (y de manera fundamentada, además)las aberraciones perpetradas por la clase dirigente, pero a su vez no se convierte en un genuflexo instrumento de aquellos que ambicionan ese poder. Hay periodistas cuya credibilidad resulta un blanco obvio y gigantezco para cualquier archivo. Los desdichos, los giros en forma de U, la carencia de integridad son males cuantiosos en el mundo del periodismo. Sin embargo, Nelson Castro parecería ser uno de esos periodistas coherentes. Falible, como cualquiera, pero creíble, íntegro y locuaz.
Los criminales de saco y corbata de turno (léase: el Gobierno) presionaron, haciendo flamear una vez más la oriflama de la infamia, y Radio del Plata sacó del aire al programa del periodista antes mencionado cuando aún quedaban 11 meses de contrato por cumplir. Del Plata pagó lo que debía pagar por la rescisión del contrato y Nelson Castro quedó desvinculado del medio.
Ya sabemos que por lo general los directivos de los medios hacen lo que sea por complacer al criminal de turno, así que no nos extraña. Ya sabemos que esos criminales de turno siempre acallan las voces que molestan, así que tampoco nos extraña.
Qué triste que no nos extrañe.
De todos modos, aunque acá no nos sorprendamos, el asco lo sentimos igual.

2 comentarios:

Natus dijo...

Holaaaaaa!!! La fiel lectora pasa a saludar después de unos días. Cómo le va?

Qué pasa con el público de NADA, con los lectores de este blog!!

Adiooos! Besos

Anónimo dijo...

Tengo antojo de Beldent "tropical twist". Este si que es un chicle de larga duración...