LA FRASE DEL PERIODO DE TIEMPO QUE VA DESDE SU PUBLICACION HASTA SU REEMPLAZO POR OTRA

"Sin la facultad de olvidar, nuestro pasado tendría un peso tal sobre nuestro presente, que no soportaríamos abordar un solo instante más, y mucho menos entrar en él. La vida sola le resulta soportable a los caracteres triviales, a aquellos que, precisamente, no recuerdan."
(E.M. Cioran)

jueves, 24 de enero de 2008

¡ESCUCHE ESTO, NO SEA PÁNFILO!


"Creo que es el peor disco que hice". Con estos alentadores términos se refirió Neil Young al disco que les recomiendo en esta oportunidad. Se trata de "Time Fades Away", disco en vivo grabado durante la gira que el músico canadiense realizó en 1973.
Ubiquémonos en aquél momento de la carrera del músico. Neil Young había editado en el '72 el exitosísimo (y hermoso, además) "Harvest", disco que llevó a nuestro amigo al estrellato en parte gracias al exitosísimo tema (y hermoso, además) "Heart of Gold". "'Heart of Gold' me colocó en el medio del camino. Ese manera de viajar me aburrió y me encaminé hacia la zanja". Y vaya que lo hizo. Se organizó una extensa gira de tres meses en la que Young y su grupo dieron algunos de los recitales más rústicos e intensos que se recuerden. Atormentado por la reciente muerte por sobredosis de heroína de su ex-guitarrista Danny Whitten (justo antes de comenzar la gira), con la voz desgastada y problemas con la bebida, Young aprovechó la oportunidad para presentar varias canciones nuevas que el público desconocía por completo. Justamente son algunas de esas las que componen el repertorio de "Time Fades Away".
Exceptuando un par de temas extraídos de las parte inciales de los conciertos, las cuales Neil realizaba a solas acompañandose con piano o guitarra acústica, el resto del disco comprende de guitarras bien rústicas y distorsionadas, voces al borde de la "desafinación" y demás características del sonido crudo que acompañaría a Young por unos años. Las letras son oscuras, conflictivas, melancólicas y van de perillas con ese tapiz sonoro. La compañía discográfica no quedó demasiado satisfecha con el cambio de rumbo musical. "Harvest" era un disco en general inclinado hacia la elegancia folk (aunque con su cuota infaltable de guitarra ruidosa). "Time Fades Away", por su parte, destila impureza y sana desprolijidad ¡pero no por eso deja de regalarnos música muy honesta, intensa y bella!
Acompañado por excelentes músicos como Ben Keith en steel guitar, Jack Nitzsche en piano y la participación de David Crosby y Graham Nash en un par de canciones, Young forjó un disco que, si bien considerado por él mismo como el peor de su carrera, es realmente notable. La grabación es excelente y reproduce perfectamente el sonido de una banda en vivo (¡bienvenido sea en estos tiempos tan estériles!).

Un detalle debe mencionarse: el disco nunca fue reeditado en CD, justamente debido al poco amor que su creador le tiene. Estuvo a punto de reeditarse pero finalmente aquello nunca se concretó y a pesar de que se están juntando firmas hace años para lograrlo, "Time Fades Away" sigue fuera de catálogo hoy día. Como podrán imaginarse, pululan versiones piratas con audio extraído de vinilos. Busquen en Internet que seguramente van a encontrarlo. Vale la pena.
Rne

6 comentarios:

Hernan Zaire dijo...

Viejo, basta de postear criticas de discos y posteen lo que la gente quiere: Ricos y Famosos. Vamo che, que no decaiga!!!.

"NADA" dijo...

Neil Young es famoso y dinero no le falta, así que a no quejarse.

Un miembro de la Redacción que estaba sin nada que hacer

Gladys de Varela dijo...

Sean populares y populistas. A esta pagina le falta chorrear grasa. Pongan mas tortas fritas con milanesas a caballo.

Eduardo Olivares dijo...

Ese Young es un grasa. Paren con el populismo. Más Trocha Angosta y Tormenta y menos populacho.


Eduardo Olivares, tarotista de Liniers

Dr. Gambetta dijo...

Me gustaría agregar, aunque el posteador oficial ya lo sepa, que el citado disco de Young, más otros como "Rust Never Sleeps" (1979) o "Ragged Glory" (1990) fueron fundamentales en la formación del sonido de Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden y demás grupos que dominaron el rock de los noventa.

alias dijo...

No me ocurre que decir.