LA FRASE DEL PERIODO DE TIEMPO QUE VA DESDE SU PUBLICACION HASTA SU REEMPLAZO POR OTRA

"Sin la facultad de olvidar, nuestro pasado tendría un peso tal sobre nuestro presente, que no soportaríamos abordar un solo instante más, y mucho menos entrar en él. La vida sola le resulta soportable a los caracteres triviales, a aquellos que, precisamente, no recuerdan."
(E.M. Cioran)

sábado, 10 de enero de 2009

PROEZAS DEPORTIVAS

El deporte es un tema que rara vez ocupa los renglones de Nada. Los que hacemos esta página no somos grandes aficionados a las actividades que exijan hacer esfuerzos físicos. Algunos han sugerido más de una vez que no somos aficionados a ninguna actividad que requiera esfuerzo de cualquier tipo. Allá ellos, no nos vamos a gastar en contradecirlos, no sea cosa que nos cansemos.
No obstante, Rne nos contó casi poseído la mayor hazaña deportiva de su vida y sugirió (en un conmovedor gesto democrático) hacer mención de la misma. No pudimos negarnos ni a su mirada de niño ilusionado ni a nuestro verticalismo.
Según parece, hace ya unos cuantos años, Rne y un amigo a quien llamaremos Kukita se enfrentaron en una feroz partida de (ejem) Raspagol. Para quienes no conocen el Raspagol, les contamos que se trataba de una raspadita con una cancha de fútbol impresa, la cual permitía, raspadas mediante, mantener un virtual cotejo futbolístico. Para triunfar, se dependía exclusivamente de la suerte. Como el fútbol real, bah. (Y es más, se podían ver jugadas más vistosas en ese inerte trozo de cartón que en el fútbol actual, qué tanto). El asunto es que aquella tarde, en Ballester (Rne era visitante, como podrán notar), el jugador Malaverense realizó una gloriosa seguidilla de 6 pases consecutivos y anotó un tanto que dejó totalmente derrotado a su oponente local que simplemente seguiremos llamando Kukita. Esa tarde, Rne caminó con la frente bien alta las 10 cuadras de regreso hasta su hogar sabiéndose defensor del buen nombre de Malaver (lágrimas contenidas).
Obviamente, tras escuchar esta historia, dudamos de la veracidad de la misma. Habiendo adivinado en nuestra mirada la incredulidad, nuestro director se retiró en silencio en lo que creímos la huida de un mentiroso puesto al descubierto. Al rato regresó y nos dijo: "entiendo su desconfianza, comprendo que la historia no sea del todo creíble. Por eso tuve el cuidado de guardar el Raspagol durante estos años" Sin más, nos mostró la prueba de su hazaña deportiva, la cual observamos embelesados. Sentimos un real orgullo de estar bajo sus órdenes, pero al rato se nos pasó.
Para aquellos incrédulos lectores, la prueba irrefutable con el trayecto de la histórica jugada marcado para su mejor comprensión:
Con el fin de seguir aportando pruebas (que no hacían ya falta) Rne nos trajo la moneda con la cual realizó el raspado necesario para concretar tal proeza. Aquí les mostramos una foto de la misma, en la cual se compara su tamaño con el de un cassette de cromo, no sabemos bien para qué:
(Realmente dudamos que sea la misma moneda que usó en aquél entonces. Seguramente ya la gastó hace años, pero bueno, no dudamos de su gran hazaña, de todos modos).

Señores, Nada también es deporte, como podrán ver.

4 comentarios:

Natus dijo...

Estado de Natalia a las 12:22 P.M.:
Intentando entender cómo se jugaba a la "Raspadita" o como quiera que se llame. Está difícil el asunto

Natus dijo...

Ahora yo pregunto... Alguien más jugó a a este juego????

Natus dijo...

Estado de Natalia a las 9:68 P.M(jaja, nooo mentira, son las 12:43 P.M.):
Logró interpretar como se juega!! :D. Fue una tarea difícil

Anónimo dijo...

El Raspagol fue una institución en el mundo de la diversión raspadil. Quien no lo conoce, merecer perecer.

Beto Melquiades