LA FRASE DEL PERIODO DE TIEMPO QUE VA DESDE SU PUBLICACION HASTA SU REEMPLAZO POR OTRA

"Sin la facultad de olvidar, nuestro pasado tendría un peso tal sobre nuestro presente, que no soportaríamos abordar un solo instante más, y mucho menos entrar en él. La vida sola le resulta soportable a los caracteres triviales, a aquellos que, precisamente, no recuerdan."
(E.M. Cioran)

jueves, 15 de noviembre de 2007

¡ESCUCHE ESTO, NO SEA PÁNFILO!


La última vez les recomendé un disco de Buffalo Springfield, ¿lo recuerdan? Bien, si hacemos un poco de memoria y nos remontamos a 1968, nos encontramos con que dicho grupo se separaba definitivamente. Ya Neil Young se había marchado y las diferencias internas se tornaron algo insostenibles. Ah, no es fácil estar en un grupo, mis amigos. De hecho, unos meses antes, en 1967, las tensiones habían provocado fracturas en The Byrds, un exquisito grupo Californiano que también fusionaba el rock con el folk y otras yerbas al igual que los Springfield. El grupo había decidido deshacerse del talentoso guitarrista y emergente compositor David Crosby. Según dicen, una de las razones que llevó a los Byrds a querer prescindir de él fue que éste había decidido aceptar una invitación para participar en otro grupo durante el ya mítico Monterrey Pop Festival de 1967. Miren las casualidades: ¡ese grupo era Buffalo Springfield! Y sí, el mundo es un pañuelo (un pañuelo sucio por momentos). De todos modos, los factores que llevaron al alejamiento de Crosby habían sido varios y venían acumulándose. Sí, insisto, estar en un grupo no es fácil. Si no, pregúntenle a Graham Nash, que por aquél tiempo, en 1968, se había alejado del exitosísimo grupo inglés The Hollies. Parece que en este caso fueron realmente “diferencias artísticas” las que provocaron el alejamiento de Nash, que no sólo huyó del grupo, sino de su patria y terminó en Estados Unidos. Parece que a Nash lo había tentado la idea de unir fuerzas con otra gente. ¿Y a qué no saben quienes eran esos otros? No, no adivinó. No eran ni Johnny Durante ni Corbata Cua, sino ¡David Crosby (el ex Byrd) y Stephen Stills (el ex Buffalo Springfield)! Ah, mundo loco.
El asunto es que estos muchachos unieron sus voces y el resultado fue abrumador. Ah, ¿no me creen? Pues remítanse al disco que les voy a recomendar hoy.
Se trata de Crosby, Stills & Nash, de 1969, un disco ya clásico y sin un segundo de desperdicio. A pesar de presentarse un cierto dominio en el aspecto compositivo por parte de Stills, que además toca casi todos los instrumentos (excepto la batería, a cargo de Dallas Taylor), el trío es equilibrado. El disco tuvo muchísimo éxito en su momento y nos ha dejado algunas canciones de una hermosura notable. Afinaciones no convencionales, mucha guitarra acústica y buen gusto al por mayor. Pero la cualidad que el público en general recuerda es la vocal: la armonía que conforman las tres voces es sencillamente impresionante y basta con escuchar el primer tema para dar prueba de ello. Hablo de la genialidad máxima de Stills: "Suite:Judy Blue Eyes" (inspirado por el fin de la relación del guitarrista con la cantante Judy Collins). Pero sería un error resumir este disco a un solo tema (por más hermoso que sea). También podríamos mencionar la mesmerizante Guinnevere de Crosby o la festiva (y bien de su época) Marrakesh Express de Nash y aún así nos quedaríamos cortos. Realmente tendría que mencionar cada uno de los temas y explayarme sobre ellos, pero eso les quitaría a ustedes tiempo precioso que podrían utilizar para escuchar.
Hay momentos en los que los músicos supuran muestras de inspiración y transpiran talento (perdón por la metáfora tan hormonal). 1969 era ese momento para Crosby, Stills y Nash. ¡BÚSQUENLO Y ESCUCHEN, HÁGANME CASO!

(Nota: vale hacer notar que este trío se convertiría en cuarteto a los pocos meses de haber salido el disco. ¡El cuarto en cuestión fue nada menos que Neil Young!. Por lo tanto también les recomiendo el genial disco “Deja Vu, de Crosby, Stills, Nash & Young, de 1970)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese disco cuesta 5 pesos sobre la Avenida Santa Fe, en la zona cercana a la estacion Palermo de la linea D. Lo aseguro. Es un local "escondido" por ahi.

(Vale aclarar que el disco en cuestion es una copia autenticada hecha en algun hogar).

Lo curioso es que TODOS los discos cuestan lo mismo, asi que uno puede conseguir "Crosby, Stills & Nash" a identico precio que el de Nicole Neumann, un disco de culto dificil de conseguir por estas latitudes.

Baron B.

Pablito Lescano dijo...

eh amigo, aguante la cumbia vieja... no tene una moneda pa el vino eh... recatate loco... aguante la cumbia villera, los vaqueros esos del disco se la comen

Anónimo dijo...

En ese local de Sta.Fe también se consiguen preguntas para el juego "Bocho" que venía con Clarín. $73 pesos la hoja de preguntas. APROVECHENLONN!!!


Pedro Perez Perina

Dr. Gambetta dijo...

Y lucecitas de repuesto para el Cerebro Mágico, no venden?